Memoria del aporte en el muladar de Guara, 15-12-2012

Cuando nos acercarnos al muladar de Santa Cilia, sierra de Guara, los primeros buitres leonados empezar a volar sobre nuestras cabezas. El último tramo de la senda andamos en fila india, todos callados para no espantar a la fauna. Como siempre, Manu nos indicó el lugar dónde sentarnos mientras los buitres bajaron y con saltitos y se acercaron a la comida. Cuando se sacó la carne de las bolsas, cerca de 100 buitres empezaron a comer como locos, peleándose y con gruñidos rarísimos. Se dispararon las cámaras no sé cuantos cientos de veces, todos miramos como hipnotizado y de repente se hizo el silencio. No quedó más carne y nos retiramos a una ladera alejada para esperar al quebrantahuesos. El quebranta que no quería venir pero cuando se decía “nos vamos, ya no vendrá”, apareció el primero. Cuatro nos sobrevolaron, dos adultos y dos jóvenes. Ver jóvenes quebrantahuesos en este lugar se ha hecho una rareza desde que se han abierto los macro-comederos en el alto Pirineo.

Galería Felix de Azara

1-galardon-joaquin-29012016-web1
2-galardon-joaquin-29012016-web2
3-galardon-joaquin-29012016-web3
4-galardon-joaquin-29012016-web4
5-galardon-joaquin-29012016-web5
7-galardon-joaquin-29012016-web6